Cabecera

Tratamientos prostata

próstata Ya hemos hablado por aquí en otra ocasión sobre la próstata y dado algunos consejos para afrontar algunos de los problemas de próstata más comunes, así que no vamos a recalcar la importancia que éste órgano tiene para el género masculino. Tan solo recordar que entre otras, al formar parte del aparato reproductor masculino, sus principales funciones incluyen la secreción de buena parte de los líquidos que forman parte del fluido seminal, protege de agentes patógenos que pueden llegar a través de la uretra y cuando aparecen problemas en ella, también se ve afectada la función eréctil del pene, pudiendo dificultar una erección larga y duradera o incluso imposibilitándola.

En cuanto a los problemas de próstata, por lo general los más habituales suelen ser el cáncer de próstata, la hiperplasia benigna de la próstata, que ocasiona dificultad a la hora de orinar y por último la prostatitis que no es más que una inflamación de la próstata, que puede tener un origen bacteriano o no bacteriano.

La hiperplasia benigna de la prostata o HBP, normalmente aparece con la edad en el hombre, a partir de los 50 años. A partir de ese momento se produce un incremento natural de la glándula prostática, de ahí lo de “benigna” en su nombre y entre sus síntomas suele estar la mayor dificultad para orinar. LA HBP es una enfermedad progresiva, que evoluciona con el tiempo, así que el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata ha de incluir un seguimiento en el tiempo del paciente, observar la evolución de los síntomas y en los casos leves con el tratamiento farmacológico suele bastar. En casos más complicados puede ser precisa la intervención quirúrgica y hacer una operación de próstata.

Con respecto al cáncer de próstata, decir que es el segundo cáncer en cuanto a incidencia entre la población masculina, precedido solo por el cáncer de pulmón. Como en cualquier caso de cáncer el diagnostico temprano (a veces con biopsia) es fundamental para atajar la enfermedad, y especialmente cuando hablamos de cáncer de próstata ya que es un cáncer que metastatiza muy rápidamente. Para el tratamiento del cáncer de próstata hay tres aproximaciones posibles, la vigilancia sin tratamiento, adecuada solo para pacientes con poca esperanza de vida, la prostatectomía radical (extirpación de la próstata) y la radioterapia.

Por último, el tratamiento para la prostatitis dependerá del tipo de prostatitis que se tenga, de si es bacteriana o no. Si es prostatitis bacteriana crónica habrá que tomar antibióticos por un periodo de tiempo prolongado (del orden de varias semanas), y si es aguda los antibióticos normalmente se administran por periodos mucho más breves. Si no es bacteriana, no se han de administrar antibioticos, si no fármacos antiinflamatorios, relajantes musculares, extractos vegetales (o vitaminas), y masajes repetidos en la próstata. También hay diferentes tratamientos con calor y técnicas de relajación que pueden aliviar algunos síntomas.

Si te ha gustado el contenido, haz clic en el botón "Me gusta", en el botón de Google +1 o compártelo por Twitter y nos ayudarás a seguir generando contenido interesante y variado sobre salud, mujer, sexualidad, vida sana, remedios naturales, consejos, dietas, belleza y mas. Descubrirás artículos interesantes sobre hipotiroidismo, hipertiroidismo, retraso menstrual, remedios para la impotencia, almorranas, tiroides, espolón calcaneo, psoriasis, anisakis, cistitis, síntomas de embarazo, encías sangrantes, remedios para la gripe, etc.

Un valiente dijo algo.

  1. Comentario por GUILLERMO GIL
    November 15, 2010 @ 1:17 am
    1

    muy importante como iniciador y conocimiento de padecimiento de alguna enfermedad bajo los titulos mostrados, de manera que los interesados en estas publicaciones busquen un asesoramiento de mas profundidad.
    G. Gil

Deja un comentario

Danos un +1