Cabecera

Tratamiento con acidos grasos Omega 3

omega 3 En varias ocasiones hemos hablado por aquí de los efectos beneficiosos para nuestra salud de los ácidos grasos y aceites vegetales. Puedes utilizar el buscador del blog si quieres hacer la prueba y seguro que encuentras muchos remedios naturales basados en aceites grasos esenciales Omega 3, Omega 6, Omega 7 y Omega 9. ¿Pero que son los ácidos grasos Omega 3 exactamente?

Los ácidos grasos omega 3 son ácidos grasos esenciales, es decir, el cuerpo no es capaz de fabricarlos a partir de otras sustancias. Son un tipo de grasas indispensables y muy saludables para que nuestro organismo funcione correctamente, pertenecen al grupo de ácidos grasos poliinsaturados y podemos encontrarlo de forma natural en ciertos pescados y también en el mundo vegetal, por ejemplo en las semillas de lino, la semilla de chía, el sacha inchi, olivas, los cañamones y las nueces. Algunas fuentes de omega-3 pueden tener otro tipos como los omega-6. Inicialmente se les denominó vitamina F hasta exámenes más precisos hicieron ver que realmente formaban parte de los lípidos. También parece ser que las dietas demasiado pobres en omega-3 favorecen el desarrollo de diabetes. Los llamados Omega6 son también importantes para nuestro organismo, pero cuando la dieta es demasiado rica en ellos parece ser que puede estar relacionado con la aparición de procesos inflamatorios y arteriosclerosos pudiendo favorecer su aparición. Se calcula que la proporción ideal entre ambos tipos de ácidos grasos a incluir en nuestra dieta podría ser de 4 partes de ácidos grasos omega 3 y 1 parte de ácidos grasos omega 6.

El aceite de pescado, sobre todo pescado azul ha demostrado en numerosos estudios su potencial reductor de la cantidad de triglicéridos en sangre, los ataques al corazón, el riesgo de muerte y enfermedad cardiovascular, los ritmos anormales y peligrosos del corazón y las apoplejías en personas con enfermedad cardiovascular conocida. También aminora la acumulación de placas arteroscleróticas (“endurecimiento de las arterias”) y reduce la presión sanguínea ligeramente. No obstante, abusar de el y consumirlo en grandes dosis puede tener efectos nocivos para la salud, por ejemplo un mayor riesgo de hemorragia. Para el ácido Omega 3, también conocido como ácido alfa-linolénico no existe una evidencia científica demostrada tan clara como en el caso de los aceites de pescado acerca de sus efectos benéficos para la salud y probablemente sean menos pronunciados, que no inexistentes, que los ácidos grasos del aceite de pescado.

Lo mejor es que aportes a tu cuerpo los ácidos grasos esenciales mediante una dieta natural, directamente de sus fuentes naturales, las cápsulas de Omega 3 y otros suplementos nutricionales que los incluyen no han demostrado ser eficaces.

Si te ha gustado el contenido, haz clic en el botón "Me gusta", en el botón de Google +1 o compártelo por Twitter y nos ayudarás a seguir generando contenido interesante y variado sobre salud, mujer, sexualidad, vida sana, remedios naturales, consejos, dietas, belleza y mas. Descubrirás artículos interesantes sobre hipotiroidismo, hipertiroidismo, retraso menstrual, remedios para la impotencia, almorranas, tiroides, espolón calcaneo, psoriasis, anisakis, cistitis, síntomas de embarazo, encías sangrantes, remedios para la gripe, etc.

No hay comentarios aún.

Deja un comentario

Danos un +1